Dejó...

Cuántas veces intenté
escribirte un poema,
pero silenció a la palabra
un indescriptible sentir.

Mi hoja, a merced
de estos ojos que la observan,
permanece como al principio,
inmóvil, sin el deslizar
de mis dedos
que haga de ella
la vida que espera.

Si ese nada
se tornara en una palabra,
hasta el silencio
se detuviera para leerla.

Pero esta ausencia repentina...
Dejó un alma que no siente.
Dejó unos dedos que no escriben.
Dejó un poema...
Dejó una hoja...
Dejó...

Foto extraída de Google

8 comentarios:

  1. Cuanto vacio siento en este poema, es como cuerpo sin alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es...
      Un cuerpo sin Alma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Así es...
      Un cuerpo sin Alma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. Así es...
      Un cuerpo sin Alma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    4. Así es...
      Un cuerpo sin Alma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Dejó al alma en su ausencia de palabras...Pero el alma sabrá cuándo encontrar la manera de volver a ponerlas en tus dedos... A veces se escribe bonito cuando quieres decir algo que no te sale ...No será el momento...

    ResponderEliminar