Comparto mis libretas rojas

He ido hilvanando palabras en la soledad de mi casa, unas veces donde los caminos se enredan y el dolor deshoja recuerdos; otras, en el placer de ver la Luna asomarse por mi ventana, y fui cosiendo, en silencio, cientos de versos que he ido guardando en mí; y así, dejé que se llevaran mis alas, y las dejé marchar para que se hicieran letras en papel... sólo ellas sabían del verdadero color de mis rosas o del verdadero eco de mi voz, y casi sin darme cuenta, fui amontonando hojas... Nacieron mis libretas. 

Y sigo hilvanando palabras, con una diferencia, hacer que ellas formen parte vuestra con mi blog Las libretas rojas: Os dejo llevaros mis alas.
No toquéis en mi puerta... pasad. 




10 comentarios:

  1. Hermoso amiga, como siempre, te deseo muy buen Domingo!

    Abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Javier, por tus palabras.
      Siempre será un honor recibirte.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Me siento afortunado de poder leer en este blog lo que tu has guardado y guardas en palabras y versos. Gracias, porque la intensidad de lo sentido se siente en cada letra que defines. Un abrazo de luz y de afinidad para ti, mi amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por mirar y no ver.
      Gracias por escuchar a mis letras.
      Gracias por sentirlas.
      La afortunada, mi querido Jose, soy yo.

      Siempre abrazos.

      Eliminar
  4. Es algo así como una bienvenida. Nos abres la puerta a tu mundo interno de paisajes creados con versos. Que bella publicación :3
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, John Molina, abro las puertas de mi mundo para que el que, así lo quiera, entre en él.
      Nunca necesité de llaves porque lo que se hace con amor, creo que no debe ocultarse, con todos mis respetos a quienes lo hagan.
      Estás en mi mundo.
      Bienvenido.

      Eliminar
  5. Me encanta algunas veces entrare tomare una silla y me sentare
    A disfrutar de sus letras
    Que me hablen
    Y disfrutar con sus versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre habrá una silla para ti.
      Gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar